El idioma que todos mejor entendemos es el nuestro. Por eso, es para nosotros de capital importancia hablar la lengua de nuestros espectadores, cualquiera que sea esta.

Ya se trate del francés, el español, el ruso, el chino, el japonés o el árabe, trabajamos desde hace años con nuestros traductores y locutores. Todos ellos son nativos que cuentan con gran experiencia y saben perfectamente cómo narrar una historia de manera clara y, a la vez, apasionante.

Por último pero no menos importante: también componemos y producimos la música explícitamente para cada proyecto, en un continuo diálogo entre la dirección y la postproducción.